El opositor ruso Alexei Navalni durante una manifestación en Moscú, antes de ser envenenado