El Papa con barbijo en mano (EFE/EPA/RICCARDO ANTIMIANI)