El papa Francisco durante la audiencia general en el Vaticano el último miércoles, antes de que sean suspendidas nuevamente por el rebrote del coronavirus en Europa