El papa Francisco, en audiencia general en el Vaticano (Reuters)