El papa Francisco saluda desde el balcón del Palacio Apostólico, en el Vaticano (Reuters)