El Papa Juan Pablo Segundo visitó Armero al año siguiente de la tragedia, el 1 de julio de 1986. En la foto reza postrado ante una cruz gigante de cemento por las víctimas de la avalancha.