El paso a servicios de Apple y otros fabricantes desemboca en la adopción de prácticas terribles para que paguemos por esos servicios