El premier Ántero Flores-Aráoz y el ex mandatario Manuel Merino (AFP)