El presidente Alberto Fernández en un acto de su partido antes de llegar a la Casa Rosada