El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en el Palacio de Planalto el 9 de noviembre de 2020 (REUTERS/Adriano Machado)