El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, escucha al ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes (REUTERS/Ueslei Marcelino)