El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, hace gestos de amor mientras se reúne con sus partidarios, en el Palacio Alvorada en Brasilia (Reuters)