El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y la primera dama, Michelle Bolsonaro en una ceremonia en el Palacio de Planalto. REUTERS/Adriano Machado