El presidente de China, Xi Jinping, durante una visita a Wuhan (XINHUA)