El presidente de Irán, Hasan Rohani, y el dictador venezolano Nicolás Maduro