El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, uno de los principales críticos de la OMS (REUTERS/Carlos Barria)