El presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, junto al director deportivo del club Leonardo (REUTERS/David Ramos)