El presidente Donald Trump hablando con su equipo de campaña. REUTERS/Tom Brenner