El presidente francés, Emmanuel Macron, decretó el pasado 30 de octubre un nuevo confinamiento a nivel nacional, lo que obliga al cierre de los comercios considerados no esenciales.