El primer ministro australiano, Scott Morrison, en una comparencia ante la prensa.