El primer ministro canadiense Justin Trudeau y el primer ministro chino Li Keqiang durante una reunión en Beijing en 2017 (REUTERS/Thomas Peter/archivo)