El primer ministro de Gales, Mark Drakeford. Daniel Leal-Olivas/Pool via REUTERS/ARCHIVO