El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, tras descender del RAF voyager