El primer ministro, Pedro Cateriano, en el Congreso (EFE/Andina)