El primer ministro Sebastian Kurz rindió homenaje a las víctimas (REUTERS/Radovan Stoklasa)