El príncipe Harry y Meghan Markle, duques de Sussex, intentan rehacer su vida en la tranquilidad de Santa Barbara, California, luego de adquirir una mansión por un valor superior a los 14 millones de dólares (Reuters)