El príncipe Harry y su hermano William tienen una tensa relación desde la renuncia del duque de Sussex a su cargo real y posterior mudanza a Los Ángeles a una mansión que compró con Meghan Markle por USD 14 millones (Shutterstock)