El protocolo habitual incluye una reunión en la Casa Blanca como el ganador de las elecciones, pero todavía no se ha hablado de ese posible encuentro (Reuters)