El puerto de Hambantota en una foto de 2018 (Atul Loke/Bloomberg/archivo)