“El punto es que cuando se abre una nueva forma de interactuar con un móvil también se expanden las posibilidades de ataque”, advierte Chema.