El régimen castrista ha incrementado la represión contra la disidencia cubana