El régimen conducido por Xi Jinping impone el terror a las minorías étnicas en la región de Xinjiang, donde las denuncias por violaciones a los derechos humanos se multiplican (Bloomberg)