El repartidor ingresó al estadio con dos pizzas y una bebida