El reportero David Ingram subió a Twitter esta imagen que captó desde una ventana de su hogar en San Francisco