El rey emérito Juan Carlos de Borbón y la empresaria Corinna Larsen (Archivo)