El rey Juan Carlos y Corinna Larsen, quien fuera su amante y quien supuestamente le administrara parte de su fortuna escondida (EFE)