El riesgo aumenta debido la conjunción de la vuelta a los colegios, la temporada de gripe y la mayor mortalidad de los ancianos durante el invierno, según la OMS. En la foto, el primer día de clase en una escuela secundaria de Roma (REUTERS/Yara Nardi)