El saludo ¿frío? ¿protocolar? de Messi y Koeman cuando el entrenador decidió reemplazarlo por Dembelé (REUTERS/Albert Gea)