El SARS-CoV-2 provocaría alteraciones cardíacas independientemente de las condiciones preexistentes de cada paciente, la gravedad y curso general de la enfermedad aguda y tiempo desde el diagnóstico original (Shutterstock)