El secretario de Estado, Mike Pompeo