El trabajo realizado en Islandia exploró un dato central para poder terminar con la pandemia de COVID-19. (REUTERS/Aly Song)