El triunfo de Obama en 2008 no le impidió percibir “una reacción emocional, casi visceral", derivada de que fuera el primer presidente afroamericano. "Y eso es exactamente lo que Donald Trump comprendió cuando comenzó a promover afirmaciones de que yo no había nacido en los Estados Unidos”. (Shutterstock)