"El Vaticano no es una ONG", argumentó el libro de George Weigel. (REUTERS/Remo Casilli)