El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence