Elon Musk junto al robot que se usó en las cirugías para insertar los chips en las pruebas realizadas en animales