Emuladores, ROMs y el debate entre la nostalgia, el amor a lo retro y la ilegalidad