En 1994 ya no era una rubia más en la portada de "Playboy", era Pam Anderson