En algunas liberías rusas ya se puede comprar un ejemplar de la nueva Constitución rusa.