En Arizona, que solía ser republicano sólido, Trump ganó en 2016 por solo 3,5%, gracias al favor del condado de Maricopa, donde se halla Phoenix. (REUTERS/Edgard Garrido)