En el escondite se encontró una máquina de escribir y otros objetos, además de los 18 millones de dólares